Vieiras salteadas sobre vergüenza confitada y puré de mango (neo). 1


Vieiras salteadas

Ahora con los primeros calores, apañemos unas botellas de sidra que ya va siendo hora de tomarlas bien frías tras unos cuantos meses en el trastero. Buena disposición para tirar unos culines o culetes de sidra natural no me falta aunque sé por anticipado que literalmente los voy a tirar, porque jamás tuve la habilidad de los asturianos y afines sidrófilos para esta maniobra que todo el mundo intenta en alguna ocasión. Que me perdonen los entendidos, pero yo soy de los que alaba inventos como el escanciador eléctrico (el que más me gusta es el manolín preciado, que en la empresa fabricante se empeñan en llamar “isidro”), o como en una sidrería que han puesto en mi barrio donde solo te dan el vaso, que colocas en un arito metálico y presionas un botón y de lo alto cae, como maná, un chorro de sidra natural que choca, hace la espuma justa, tiene un buen espalme y un adecuado aguante, fresca y deliciosa… Vamos, artilugios para torpes con mucha sed y poca paciencia: yo.

Ya en faena, diré que me gusta aventurarme en la experiencia culinaria. Hace tiempo probé a brasear una vieiras, para dejarlas tendidas luego en un lecho de cebolla confitada (2 cebollas, 4 cucharadas de aceite, agua y sal) que, como la vergüenza, me hizo llorar en su corte en juliana, y enrabietarme sin sentido, puesto que para confitar bien hay que esperar, y dejar que poquito a poco vaya soltando sus jugos y apretando su sabor, a fuego lento, dejando que dore y caramelice.


Para el puré de mangoneo, solo hace falta lo siguiente:

    • Ser millonario y/o político (una cosa no necesariamente excluye la otra)

    • Si eres millonario: Estar dispuesto a forrarse, y no colaborar en absoluto con el bien común (por ejemplo, creando sociedades en paraísos fiscales. Puedes tener amiguetes en Panamá también.

    • Si eres político: organizarte con los millonarios del punto 2 para sacarles el % justo de comisión por cada cosita que hay que colocar en la economía común, la de todos. Mordiditas, vaya.

    • Para terminar el puré ponemos el mango a hervir 5 minutos y hacemos puré, claro.

    • En todo caso, para esta receta, como para otras del libro indecente de la cocina, siempre viene bien no tener vergüenza. Si tienes ética puedes probar a meterlo en la receta, pero no sale igual, demasiado equilibrado de sabor

Las vieras basta con darles una vueltita en la brasa, lo justo. Todo se cocina a fuego lento, despacio. Igual que se hacen las buenas fortunas y los mejores engaños. Así es como nos la van metiendo todos los que tienen la sartén por el mango (todo acaba en el mismo sitio, oye…). Poco a poco. La mayoría curramos de forma estándar, constante, cotizando y pagando impuestos sin escapatoria y pensando que hacemos lo correcto, pero al cabo, lo que ves a tu alrededor solo es falta de ética, desvergüenza. Si yo tuviera dinero… ¿sería igual?¿enterraría mi ética? ¿Si te han criado con una determinada moral te librarías del contagio?

Si aún no habéis entrado en la página The Panama Papers, os invito a que lo hagáis. No es solo el escándalo mayúsculo sino la puesta en escena de este grupo internacional de periodistas que parece hubiera montado un juego de rol, o una entrega tipo Millenium. Lo entretenido no quita lo insultante, frívolo, inquietante y perturbador que es todo esto. Personalidades que andaban por ahí dando lecciones de ética, aireando su buenismo social… han quedado con el culo al aire.
Cuando se trata de amasar dinero, los “power” son todos iguales: Yo ganar mucho y a todo lo demás que le den. En eso (y en el pelo cardado) se parecen Pedro Almodóvar y Pilar de Borbón. Que me parecen muy icónicos para ilustrar el desfile de tipos defraudadores de todo pelaje y profesión. Si esta mierda ha brotado de un sólo despacho de abogados de un solo país… ya podemos imaginar la dimensión del resto.

Hala, disfruten sus culines de sidra y una buena comida… realmente no hay mucho más, disfruten lo que puedan sin hacer la puñeta a los demás, porque fuera de eso tan cercano, lo que encuentren previsiblemente les decepcionará.


Yo he tratado de contárselo de forma metafórica, pero en la calle todo es mucho más claro:

Nos mean y dicen que llueve

Un sentimiento en cualquier calle de un pueblo de España (2016)


BOTON Headphones nar Bjork “Violently Happy”


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un comentario en “Vieiras salteadas sobre vergüenza confitada y puré de mango (neo).