Sopa de Cebolla y expectación


Una botella de vino blanco, mejor que tinto. Yo en este caso he abierto un vino Paco&Lola, Albariño, de las rias baixas. Con un diseño destacado y con una promesa, su elaboración con nieve carbónica, que no tengo claro si es buena o mala cosa…. o perfectamente inútil a la hora de elaborar un vino… Lo cierto es que me regalaron esta botella y puedo decir que con una sopa de cebolla es una buena pareja de baile, servido bien frío…

Soñar es interesante, la vida no tanto. Frase que no recuerdo de dónde me viene, pero que ha saltado justo ahora a la hora de preparar esta receta…ahí va, primer ingrediente.

Vamos al mercado, al puesto de frutas y verduras. Miramos a los ojos al frutero y le decimos que tiene un puesto precioso, lleno de colorido. Lo creáis o no, os sentiréis mejor y él también. En realidad es siempre aconsejable mirar a los ojos, al frutero y a cualquier otro ser humano. Aunque parece muy obvio, no todo el mundo mira a los ojos cuando habla directamente a otra persona. Pedimos un kilo de Cebollas, que sean dulces, porque el sabor final está muy condicionado por ello, aunque podemos hacerlo con cualquier otra variedad de cebolla. Seguimos nuestra compra si no tenemos en casa el resto de ingredientes necesarios, a saber, 60 gr de Mantequilla, 150 gr de Queso Gruyere rallado, Pan, migando los mendrugos o en rebanadas finas, pero que puedan empapar sin romperse.

Los ingredientes son importantes en todas las recetas, es la materia prima sin la que no existiría nada más, pero la preparación, la correcta preparación es lo que hace que las cosas lleguen a buen término. En este año se ha preparado un cambio, de forma muy acertada, a juzgar por el resultado de las elecciones municipales. Ahora hay que meterlo todo en el puchero y que el cocido salga bien.

Ya estamos indignados, lo estábamos antes y cada vez lo estamos más… ¿y ahora qué?. Ahora se inicia una nueva etapa, hemos frenado nuestra indignación, por un chute de esperanza en vena y el síntoma evidente es que llega la expectación por que las cosas pasen. Participar hasta donde puedas en un cambio que traiga mayor decencia a la sociedad y un planteamiento más equilibrado, más justo.

Desde que comenzamos a estar algo más inquietos de lo normal, a participar en las manifestaciones (ahora llamadas líricamente mareas) estoy esperando que pase algo. Que algo rompa la anestesia social y haga saltar algún resorte que nos haga mejorar. Expectante y participante, es un buen momento.

Como aceite de oliva virgen extra, sal y pimienta blanca siempre hay en casa, lo tenemos todo. Si hemos hecho antes un caldo concentrado de ave, será mejor que solo agua.


 

  • Poner la mantequilla en una cazuela con un poco de aceite.
  • Calentar y añadir las cebollas cortadas en redondeles muy finos.
  • Freír lentamente y, antes de que empiece a dorarse, añadir 2l de agua o caldo de ave. Dejar cocer 20 min a fuego lento.
  • Tostar las rodajas de pan en el horno. Poner en cazuelitas de barro. Se vierte sobre ellas el caldo con la cebolla.
  • Espolvorear con el queso rallado. Meter en el horno fuerte hasta que el queso se derrita y gratine a nuestro gusto.
Sopa de cebolla

 

Sorbito de vino, y pienso, se aprobarán menos leyes, iremos más despacio, pero todo apunta a que lo que salga adelante será consensuado en mayor medida y más elaborado que en el escenario de un rodillo que trabaja sin contar con todos.

Funcionará o no, ya lo veremos, pero lo que teníamos ya sabemos que no funcionaba. Creo que fue Einstein el que decía que no puedes esperar que algo cambie si sigues haciendo lo mismo. Realmente pienso que eso es así (incluso si no fue Einstein quien lo dijo)

Que aproveche.


BOTON Headphones nar  Calexico, “Slowness”

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *