Motivación positiva contra todo pronóstico 1


Todo el mundo tiene problemas, pequeños, menores, grandes o insignificantes, pero relativos a la vista de los demás. A uno los problemas de los demás pueden resultarle insignificantes a tenor del problema de uno mismo. O viceversa, mi problema es una minucia al lado de otros que no están tan lejanos a mí. Aunque haya un criterio objetivo para dimensionar la gravedad del asunto, los problemas muchas veces se dimensionan desde percepciones subjetivas e ideas erróneas, asociadas muchas veces al derrotismo o al fatalismo de quién los vive (o los sufre).

Surgía la conversación esta misma mañana acerca de lo importante que es la motivación interior, la que no proviene de otras personas sino de la tuya propia, la generada en el interior de uno mismo, mucho más poderosa probablemente que la que viene del exterior. La que en última instancia conecta con tus decisiones finales, bien de manera consciente o de manera inconsciente.

A veces oigo la afirmación de“es mejor ponerse en la peor situación, para así no llevarte una decepción muy grande y sí una alegría en el caso contrario”. La conversación reflejaba cómo a veces las personas nos aferramos a sentimientos negativos que no contribuyen a mejorar las cosas, sino empeorarlas sin ningún motivo y sin ninguna necesidad.

Se daba el caso de un comunicado de un doctor a una familia, posterior a una reciente operación de extremo riesgo a un miembro de la familia. Claramente el doctor y de manera objetiva, relataba lo bien que la operación había salido y las pautas y protocolos a seguir con el paciente posterior a la operación. Obviamente no hablaba de una recuperación inmediata, sino de una recuperación lenta, muy lenta, pero un mensaje positivo de estar fuera de peligro hasta el punto donde el paciente se encontraba.

Este comunicado médico sin embargo, se tornó en negativo y desalentador para algunos familiares allí presentes, mientras que para otros, el mensaje claramente era positivo y esperanzador. Cierto es que las comunicaciones médicas no son muy explícitas y que son siempre reservadas, como es obvio. Pero, ¿cómo es posible que un mismo mensaje se decodifique por el receptor de manera tan diferente? No se trata del mensaje en este caso, éste es lo de menos, se trata de la actitud y de la manera en la que el receptor filtra y siente la situación y las circunstancias a través de su estado de ánimo.

Una de dos, o intentamos generar motivación positiva y un estado de ánimo constructivo o difícilmente podemos alcanzar objetivos positivos y saludables. Y no hablo de optimismo, estado de euforia o entusiasmo, que parece mucho más frágil y efímero. Hablo del espíritu que manifestamos y que nos impulsa a decir o hacer las cosas de una manera u otra.

Vivimos días de desaliento, donde los sucesos y la información que nos rodea, muchas veces se torna negativa, lo mires por donde lo mires. Sin embargo, y es responsabilidad de todos, empatizar más y promover toda la energía posible para promover estados de ánimo positivos y no improductivos, que a nadie benefician.


BOTON Headphones nar Simon & Garfunkel “Bridge over Troubled Water”


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un comentario en “Motivación positiva contra todo pronóstico