Me pone el sello en el trasero, por favor 1


Sello trasero 2

Brandyman ya nos advertía que en estos años nos espera mucho buen rollito desde las marcas y hoy nos cuenta cómo la puesta en escena, va desde el patrocinio y financiación de actividades afines a los objetivos empresariales, y su correspondiente difusión mediática hasta un proceso mucho más lento, gota a gota, como es la normalización aséptica que evite demasiado gasto de neuronas a los consumidores y sobre todo certifique que en todas partes hagamos todo igual, que eso ahorra muchos costes y nos permite trasladar producción a países donde los trabajadores dan poca guerra. Además también nos lleva a caminar hacia el pensamiento único, lo que desde algún sector se visualiza como el Edén. (Aquí tienen el enlace los que gustan de estos placeres burocráticos: International Organization for Standardization)

Primero fue la calidad y su correspondiente sello, los certificados de calidad ISO 9000, que si uno analiza cómo se hicieron las certificaciones y los resultados, enseguida llegará a la conclusión de que no necesariamente aportan mayor calidad a los productos y servicios que las empresas colocan en el mercado, sino que, en el mejor de los casos, certifican la calidad de los procesos. Burocracia monda y lironda. Es decir, lo que asegura es que si una empresa dice que vende zurullos de coña, efectivamente sean zurullos de coña y no otra cosa (de mayor calidad que los zurullos, por ejemplo).

Luego vinieron los Certificados Medioambientales (ISO 14000) que trataban de asegurar un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y luego otro y otro más y más…. ¡Qué péreza, madre!

Ahora lo que viene es la etapa en la que nos van a contar que las marcas son buenas, socialmente comprometidas, y que cuando se lanzan al mercado, además de ganar dinero (como es lógico y natural) lo van a hacer de forma ética, transparente y sostenible. Vale.

Los gramos de autenticidad que queramos encontrar en este proceso nos tocará pesarlos a nosotros, porque el objetivo de las empresas es ponernos otro sello, sí, otro junto al de calidad y medioambiente, que no nos haga pensar mucho, que tranquilice nuestras conciencias cuando compremos un producto y veamos el sello de compromiso social estampado en la etiqueta. El invento está impulsado desde Forética, que no es sino un tinglado montado por empresas privadas para certificarse con su propia norma: Norma SGE 21, que en lenguaje ISO se traduce como ISO 26000. Estos, como son international, han editado un video-merengue-ideal de la muerte que nos trata de seducir. Si desde Forética hicieran un video así de genial, yo le diría al presidente de mi comunidad de vecinos que quiero que nos certifiquemos ya mismo.

En esta memoria podemos ver qué empresas están asociadas. Es un detalle que Philip Morris, por ejemplo, no se haya asociado para que no nos de un ataque de risa. Sin embargo, no deja de ser gracioso, que unos cuantos laboratorios farmacéuticos (MSD, Bayer, Novartis, AstraZeneca …) ya estén subidos en este carro del buen hacer. Me ha llamado la atención que Volkswagen tampoco esté asociado, ¡vaya humos que se gasta esta marca!

Ya han surgido certificadores como níscalos entre los pinos, y al final, viviremos contentos porque la empresa a la que le compramos el móvil nos habrá vendido un atractivo terminal que venía en un pack con un sencillo sellito de calidad que dice que son socialmente responsables, aunque en realidad no tengamos ni idea de cómo se comporta con sus productores, proveedores o trabajadores en origen, ni de todos los impactos sociales y medioambientales que ha generado. Si el proceso se parece a cómo se certifican las empresas en calidad y medioambiente, ya sabemos lo que podemos esperar. No cuela que sean las propias empresas privadas las que pongan en marcha y fomenten estas iniciativas.

Lo cierto es que una buena norma sobre esta materia es muy deseable, una aplicación sensata de la misma también, si todo fuera veraz, sería apasionante… pero que dejen de tratarnos desde el power como si fuéramos gilipollas, sería lo más deseable de todo.


BOTON Headphones nar Stevie Wonder “Signed, Sealed, Delivered, I´m yours”


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un comentario en “Me pone el sello en el trasero, por favor

  • mercedes

    El engaño , nos guste o no, forma parte de nuestra sociedad y de ello no escapa la propaganda para los productos de consumo, Se juega con la ignorancia….y la necesidad de consumir …
    Sí que es necesaria una buena normativa y que ésta se lleve a cabo.