Desguasapeando al llegar al pueblo


Lo confieso, soy adicto al Whasapp y al Clash of Clans (ayunta a nivel 9). En la vida cotidiana seguir cada uno con su propia adicción es sencillo, pero, ¿qué pasa cuando en verano llegamos a nuestro querido pueblo que habitualmente solo tiene tecnología para 4 móviles?… pues que todas las comunicaciones se colapsan y acceder a 4G es una tarea titánica cuando el único punto de cobertura es junto a la farola que está cerca del depósito de agua. Al final desguasapearse, aunque sea por fuerza tiene su punto positivo.

Lo primero, ¡estamos en fiestas! y aprovechando que ya tengo el hábito del tecleo, no está de más recoger los hechos que acontecen y que si no se recogiesen, quedarían borrados por el olvido a que da lugar el ajetreo de las muchas actividades en las que uno tiene que estar presente en estas “grandes” fiestas.

Villaseca se gloria de tener unas fiestas llenas de actividades: concurso de futbolín, de chito, de rana, de pizzas, de fotografías, mus, tute… a las que nos entregamos en cuerpo y alma. Pero uno siente que nos falta algo, algún concurso que tenga su “aquel”,…  “esquilado de oveja con una mano”, “lanzamiento de borrega al pilón (si se falla se siente…)”, algo de la zona que dé relevancia a estas fiestas que cada año nos gustan más y más… y por supuesto que sea internacional, ¡ahí tendencia tendencia! Por narices, porque la única de forma sobrevivir es internacionalizarse o irse directamente fuera…

A modo de ejemplo… Cieza tiene su “Concurso internacional de lanzamiento de güito de aceituna”… retransmitido hasta en la SER por Inaki Gabilondo… ¡Ese es el camino!

Lanzador

VER VIDEO ILUSTRATIVO

“Como si hubiéramos empezado a lanzar huesos de melocotón, lo que pasa es que el melocotón es más áspero de lanzar, un hueso más gordo”

JOSE MARIA MARTINEZ, Fundador del Campeonato de Lanzamiento de hueso de Oliva de Cieza


Pero este año en Villaseca, de momento la cosa está como está, muy para nosotros.

Hace dos días tuvimos el campeonato de pizzas. Éste es una forma encubierta de competición encarnizada entre padres, para ver que “hijo” hace la mejor pizza, porque otra cosa no, pero que nuestro hijo sea el mejor nos gusta ¡y mucho!

Tuvimos pizzas de todos los tipos y colores: de chocolate, de callos, de cebolla confitada, de triple de carne…

Este año ganó Irene, una niña de 9 años que preparó una salsa de tomate natural con verduras, con un punto de salsa de tabasco, queso de rulo de cabra y grana padano espolvoreado,tacos milimétricos de bacon y amasado tradicional. Aquí los niños nos han salido muy muy cocineros…

Pero no os creáis que es el único, la tercera pizza era de un niño de 7 años que había preparado una estupenda pizza dulce con chocolate negro, kiwi en láminas, rodajas de plátano y la masa con un toque a mandarina, así, lo normal para un niño de 10 años… Nuestro pueblo es muy profesional y los niños ya apuntan alto.

Para disfrutar realmente de las fiestas de mi pueblo tienes que venir provisto de dos cosas… un alto conocimiento de la teoría de la relatividad y una bolsa de pipas de, al menos, un kilo… Al principio os parecerá que no están relacionadas, pero no os llevéis a engaño, lo están y mucho.

Tenemos un fantástico folleto de fiestas. Es una publicación de unas 30 páginas, 5 de información y 25 de anuncios. Esto al principio desconcierta, pero luego te haces, porque no os penséis que las paginas están ordenadas,no, cada anuncio se pone más o menos según cae y la información en la página que sobra, !así, con libertad!

Aunque no lo creáis, este folleto es importantísimo, todo está especificado por día y hora, otra cosa es… ¿a qué hora?… Aquí es donde tenemos que echar mano a la teoría de la relatividad. Villaseca posee unas coordenadas especiales, similares al Triángulo de las Bermudas donde el tiempo se alarga y encoge sin saber sus causas. Un evento que en principio debería comenzar a las 7 de la tarde, empieza a las 8:30. ¿Por qué? lo he preguntado varias veces, y la respuesta es “pues cuando hay gente”, tiene su lógica claro.

Es fundamental tener en cuenta que este fenómeno tiene unos mínimos y unos máximos .. por ejemplo. Si los disfraces comienzan a las 8 pm (por que otra cosa no… pero aquí nos disfrazamos todos), tienes que aplicar un multiplicador por 1,15 aproximadamente lo que te da que la cosa va a empezar entre las 8 y las 8:15. ¡Siempre y cuando haya aforo!

Y el problema no es que empiece tarde, sino “qué leches haces mientras tanto”, porque claro para un guasapero el tiempo muerto es bendición, pero cuando no puedes poner caritas… eh! ¿Qué haces?.  Pues primero mirar el móvil con nostalgia.. ahí, haciendo bulto en el bolsillo y segundo irse al bar (en singular porque solo hay uno) y comprarse su bolsa de pipas y una Mahou. Bolsa de pipas y Mahou, volviendo a las raíces.

Y ahí nos tienes a los tres, el Carlos, el Jero y el Luis con pipa y botellín en mano esperando sentados en el bordillo de la acera del bar… “anda pilla otra bolsa que esto va para largo”

Pero en fin, se trata de lo que se trata…de disfrutar de las cosas, meterse de lleno en la vida, con las cosas cotidianas, tomar contacto con lo real, con la gente y ver que no todo son compromisos, ni caritas guasaperas.

Mucho mejor ponerle la sonrisa a las cosas que nos ocurren y que si no prestas atención pasan desapercibidas.

PD: Irene es mi hija y, sí, ganamos el concurso de pizzas. Mateo, mi hijo, quedo tercero: !nos faltó cocción!

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *