Confidente Público Nº1


– ¿Cuántos personajes caben en tu mente? ¡¡Confiesa!!

– No sé, hmm, déjeme ver… Todo comenzó con la teta, luego biberón, reforzamiento paulatino de la personalidad, estudios, condicionamiento social envolvente, adolescencia, sexo, estudios, trabajo, familia, en fin, … y al final, no he podido evitarlo: Soy un adulto.

– Lo sentimos

Ya, yo más.

FIcha Policial Def


En la mía hay espacio infinito. Convivimos con duendes que a veces nos dicen sí, a veces no y a veces no hablan, sólo miran. La conciencia tiene muchas formas de manifestarse y complicarnos la vida. A veces es un ring en el que se pelean el ángel bueno y el malo, sin que se sepa quién es quién, y a veces es un desparpajo amatorio en el que todos, buenos y malos, se la pasan de muerte.

Tenemos pensamientos a cascoporro, cada segundo, aunque no seamos conscientes de ello, y mucho de ese pensamiento es spam, pensamiento que no aporta nada. Hay que aprender a filtrar, limpiar y destilar lo bueno. Dos son para mí las premisas básicas:

“Tú eres quien más influye en ti, cuidado con lo que te dices”

“Si no te ríes de ti mismo, es que no tienes gracia”

Al cabo del tiempo, ahora que soy un adulto sin remedio, me doy cuenta de que todos sorteamos barreras de diferente intensidad en nuestras vidas. Algunas nos vienen desde fuera y otras nos las hemos creado nosotros mismos, son nuestras, íntimas y personales, creadas a pulso. Pueden ser una excusa inmejorable para reírnos de nosotros mismos (muy aconsejable), pero también pueden representar una molestia importante si no las superamos y dejamos que nos amarguen un poquito cada día.

Uno de los fenómenos catárticos más liberador es cuando rompemos una de esas barreras, dando un paso hacia lo prohibido o cuando somos capaces de verbalizar nuestras puñetitas. No se trata de grandes cosas de enorme calado, no son lo más importante de nuestras vidas ni necesariamente determinan la felicidad que buscamos, pero como la tortura de la gota, están siempre ahí erosionando un poquito la piedra basal de nuestro equilibrio. Muchas veces aquello que nos da miedo, que no nos atrevemos a hacer, es justo lo que tenemos que emprender. Es una señal.

Confidente Público Nº1 es el espacio más íntimo y personal de Controwebsia, es ese en el que alguien se atreve a escribir algo porque le apetece y le resulta liberador exponerlo. El que no ha probado a escribir sus pensamientos no sabe de lo que hablamos, pero si ya has pasado por la experiencia, estarás de acuerdo en que plasmar en palabras lo que nos pasa, bueno o malo, nos ayuda mucho a comprenderlo.

Junto a este efecto auto-terapéutico nos encontramos muchas veces con la situación de que al liberarnos nosotros, resulta que hacemos visible algo que normalmente no nos pasa sólo a nosotros, sino que es mucho más común de lo que parece y otros se sienten identificados con la reflexión. Es una cadena de puñetitas a las que acorralamos y damos caza.

Si quieres contarnos algo más personal, cualquier cosa que te pasa, en clave de humor o no… este rincón de Controwebsia es el tuyo.