Ciudadan@ que piensa colocar el lavavajillas como le salga de los platos


lavavajillas


Un día de tumulto en casa. Una celebración, una comida. Un ciudadano anfitrión que empieza a recoger. Otro, normalmente un cuñado o similar, que le indica que los platos llanos van abajo, o así, y que mejor no colocar los cubiertos en determinado orden o asá, porque el cacharro está pensado para funcionar de una manera específica (y tal y tal). Eso, o leer algún tutorial (hay tutoriales hasta para atarse los zapatos, la tradición oral murió…).

A este ciudadan@ también le pueden regañar si lo hace mal, porque los expertos dicen que si después de cenar, no llevamos el plato al fregadero (y lo fregamos) la comida se reseca. ¡Tócate los pies!, yo pensaba que se transformaba en un moco verde tipo blandiblú y al levantarte al día siguiente se había evaporado…

haciendo-mal

Lo estás haciendo mal:

esta es la mejor manera de poner los platos en el lavavajillas

Si estuviéramos en Suecia, lugar dónde todos los ciudadanos leen las instrucciones para ver cómo funcionan las cosas, pues tiene un pase, pero es que aquí no perdemos el tiempo en eso… Probamos y si la liamos parda pues la culpa es de la marca que no tiene calidad… los manuales son para gente poco intuitiva o suecos.

El propio Bosch, alemán hasta la fecha, asumiendo el rol del vidente de tarot, un día que no sabía qué poner en su blog, nos ofreció la prueba irrefutable:

bosch

Dime cómo colocas los cubiertos en el lavavajillas y te diré quién eres


Otro ejemplo de lo equivocados que estamos es cuando alguien nos suelta frases lapidarias… tipo “el gazpacho es así” o “la tortilla siempre de esta forma”; “la sal antes”; “la sal después” … pero vamos a ver ¿A estas alturas aún no nos hemos dado cuenta de que el gazpacho en cada casa sabe diferente y la tortilla de patata también es distinta, como el pisto o cualquier otro plato? ¡Si hasta el colacao sabe diferente según quién lo haga! Más leche, menos leche, con grumos, sin grumos.

Yo, por ejemplo, en el colacao soy de grumos, a tutiplén, más grumos que vaso,… pero si alguien me lo sirve de otra manera no tengo los cojonazos de decirle “Uyyy, que vaaa, el colacao no es así, si no tiene grumos, no es colacao ni nada…”

Tranquilidad, amigos, pensar que lo que uno ha vivido en su casa es un principio inalterable, una regla que todos deben seguir es un error. Básicamente porque al final todos colocaremos el lavavajillas como nos salga de los platos, con independencia de lo que pueda haber ideado el fabricante o cualquier otro fan de esta máquina tan práctica.

Eso sí, este ciudadan@ cree que determinadas cosas son intocables: La paella, con eso no se juega. Arroces de lo que quieras, pero la paella es una, inalterable, y con denominación de origen. Que se lo digan a Jamie Oliver…, cocinero de gran influencia mediática que recientemente la ha liado metiendo chorizo en la paella. No nos líes Jamie, que de paellas, chorizos y mangantes sabemos un Rato por aquí.


 BOTON Headphones nar Frank Sinatra “My Way”

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *