Ciudadan@ que mantiene una relación confusa con los ascensores


El ascensor es el medio de transporte más íntimo y fugaz. Es un maravilloso micromundo que da para mucho, desde los momentos mágicos del cine (Me vienen a la cabeza “La Guerra de las Galaxias”, “Pulp Fiction”, “El Apartamento”, “Resacón en Las Vegas”, dentro de un abultado número de buenas escenas en algún ascensor) hasta colecciones de teatro breve como Cien Viajes en Ascensor (Alfonso Zurro) que van más allá de la anécdota para describirnos diferentes perfiles humanos con buenas dosis de humor. ¿Quién no ha mencionado alguna vez algo en relación con el tiempo dentro de un ascensor? Los ascensores provocan los extremos: El silencio más incómodo o la verborrea incontenible de ese vecino con el que nunca había cruzado palabra. El deseo de escapar o el erotismo más inconfesable. Nada se sustrae al influjo del ascensor.

Entre los elementos que más han colaborado a que algunos seres humanos mantengan una relación confusa con las máquinas están los botones del ascensor. Tema ampliamente tratado en corrillos de dentro y fuera de internet y del que no he podido resistirme a hablar brevemente una vez más.

Botón dos flechas

Imaginemos que estoy en un piso alto y el ascensor está abajo… entonces, ¿presiono la flecha-arriba porque sé que el ascensor está abajo y quiero que suba a buscarme o le digo que quiero ir hacia abajo y presiono la flecha-abajo? Algo así podría ser el enunciado de la incomprensible duda.

Las máquinas buscan ejecutar nuestros deseos, están pensadas y fabricadas para ello, así que sólo hay que decirles lo que tú quieres hacer:

Presionar botón FLECHA ARRIBA para SUBIR,

Presionar botón FLECHA ABAJO para BAJAR.

Hace tiempo leí en un blog argentino: “¿Para qué romper las pelotas presionando los dos botones?”. Lo suscribo.

Botón SonLentejas Ocupado

(Fig.1)

Botón SonLentejas FNN

(Fig.2)

Botón SonLentejas Flechas

(Fig.3)

A las personas que llevan esta tormentosa relación con los ascensores nada les relaja más que encontrar el botón modelo SONLENTEJAS (Fig.1), el de las casas de vecinos de toda la vida, que además ofrece muchísima información práctica adicional, por ejemplo:

LL – Significa LLamar, aunque para los rompepelotas que tocan los dos botones bien podría ser: LLoverá, ¿LLevas todo? ¿Has echado la LLave?…

OCUPADO –  En condiciones normales de presión y temperatura significa: No está libre.

DIBUJILLO DE PUERTECITA ABIERTA: El Ratoncito Pérez ya ha llegado al edificio.

Dentro de los botones sonlentejas, hay algunos camuflados para atemorizar a los confusos. Se trata del falso dosbotones. Es un sonlentejas de toda la vida, pero con aspecto sofisticado (Fig.3). Se le detecta porque usa la etiqueta LL !!

Las diferentes interpretaciones de códigos sencillos siempre me han sorprendido. Como detalle os diré que en el mismo piso donde encontré el botón con el distintivo OCUPADO había otro ascensor al lado con el distintivo FUNCIONA (?¿) Instintivamente pulsé ese botón, me parecía mucho más alentador…

Aún así, que nadie se preocupe, tecnologías como el reconocimiento de voz nos solucionarán el problema de los botones… salvo a los escoceses. Eleven, please.


BOTON Headphones nar Wilco, “Can´t Stand It”

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *