Ciudadan@ que lo pasa teta con el branding alternativo 1


Captan inmediatamente mi atención. Es de esos pálpitos creativos que se mueven entre la incredulidad y el vayahuevos-amazing. Hablo del auto-branding, ese ejercicio por el que desde una mesa camilla o en una noche de copas y subidón, seres que tienen una actividad comercial concreta, normalmente autónomos, desarrollan espontáneamente su propio branding, y como en una start up, se lanzan al vacío con el consejo de su agencia de diseño: su tío Paco y Matías, el de la peluquería, que es un visionario.

Hace unos cuantos años, mi primo Carlos, de Cádiz, despertó mi interés por este mundo alternativo, que también podríamos llamar friki-branding. Él estuvo trabajando un verano en una hamburguesería que se llamaba MENOC DONALD. Si estuviéramos de cañas, además os lo explicaría para hacerlo más absurdo todavía, que no creo que lo hayáis pillado a la primera. Por si no lo creéis, aquí está el lugar y su facebook.

En paralelo, yo, un observador sagaz, me di cuenta de que en realidad vivíamos rodeados por ese frescor creativo. En mi barrio solíamos comprar los filetes en una carnicería de nombre impronunciable: ROJULOFE.  No lo dudéis, el origen seguramente era algo parecido a esto:

“Cuatro amigos se asocian, montan un negocio y todos quieren su parte de protagonismo, para qué vamos a hablar de dehesas, prados, vacas, origen, ruralidades asociadas a la carne. No, seamos creativos… RO drigo, JU lian, LO rena, FE rnando, tomaron otra decisión”. Hace poco pasé por allí y ya no estaba, penita, ahora es un chino.


Tenemos logos que nos recuerdan ligeramente a grandes cadenas de ropa barata y alusiones a lugares que aunque son más famosos por las almejas, son también muy dulces.

Si te mueves por España, los ejemplos aparecen como setas en otoño, aquí y allá. Piensas que ya has visto algo insuperable y te equivocas, siempre hay algún brote de ingenio que supera el anterior. Son realidades intrépidas que se mueven en el filo de lo imposible… no son una copia, pero tampoco no lo son, son logos fruto de la mente inquieta del autónomo al que nada se les resiste. Hoy logo, mañana publi. Se atreven con todo, ¡Padel Nuestro que estás en los cielos!

Massachuches Padel nuestro Primarka

Un año más se ha publicado el ranking 2016 BrandZ Top 100 Global Brands, por parte de la consultora MillwardBrown y WPP, que está muy bien y nos habla de las marcas más mejores. En este año, les proponemos que disfruten también del branding alternativo, está ahí y merece su atención. El año pasado ya sugeríamos la posibilidad de hacer un ranking de marcas verdaderamente comprometidas, despacio lo conseguiremos, pero, ¿y si en paralelo, además del ranking de las marcas guays se hiciera un ranking de la marca friki? Lo pasaríamos bien.

Yo si tuviera que iniciar este ranking lo haría con Cirilo, el de Las Hurdes, el inventor del Ciripolen, personaje entrañable, hombre y departamento de marketing a la vez, comercial y director general, fundador y logo. Muy simpático y con dos sombreros, como mínimo. Cirilo es branding en estado puro, vean como agarra la botella y compárenlo con cómo la agarra un palurdo como yo.

Ciripolen Cirilo

BOTON Headphones nar Wilco “Outtasite (Outta mind)”


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un comentario en “Ciudadan@ que lo pasa teta con el branding alternativo

  • David

    Pues si está Perico el de los palotes… ¿no va a estar Ciripo el de los polenes? (Obsérvese que escribo “polenes” sin acento, para que me da algo más de juego, porque está metido con algo de calzador). Aunque en honor a la verdad, lo que iba escribir era Ciripo el de los cipotes, que es mucho más gracioso, al menos para el sector maculino, pero no tenía nada que ver… A lo que iba, vi una vez en un pueblo la marca de un tipo de cuyo nombre no recuerdo, pongamos que fuera Gonzalo, y que fabricaba su propio refresco de cola y lo comercializaba con su propio nombre Gonza-Cola, esa era su marca y así se leía en las botellas de “a litro” que competían de tú a tú con La Casera en los lineales del supermercado… freelance live on the edge!!! Lo peor o lo mejor, es que estas marcas muchas veces funcionan, quizá no para llegar a converitrse en una multinacional (salvo algunas excepciones como poner Manzana al nombre de un ordenador), pero sí para llegar a fin de mes.
    Un cordial saludo